Un deporte que une fútbol y tenis

Dos amigos búlgaros han creado un nuevo deporte que está arrasando en el mundo. Se conoce como Teqball.

Cada vez hay más gente que sigue este deporte y se está extendiendo a nivel mundial. 

¿Qué tiene de especial? Que mezcla varios deportes en uno. Es como jugar al tenis, al  ping pong y al fútbol a la vez y en un espacio bastante más reducido que el de un campo de fútbol. Eso permite que se pueda jugar en cualquier lugar, incluso dentro de casa.

Este deporte está rompiendo barreras y no es de extrañar porque es una combinación casi perfecta. Mezcla un poco de fútbol, un poco de tenis y un poco de ping pong. Se llama Teqball y es el nuevo deporte que se está volviendo cada vez más popular en el extranjero.

Para practicarlo se necesita un balón de fútbol normal, dos jugadores y una mesa curva sofisticada. 

Creadores

Los padres del Teqball son un grupo de amigos húngaros: Gabor Borsányi y Viktor Huszar . Gabor es un ex jugador profesional de fútbol, Viktor es un entusiasta de los ordenadores. Los dos tenían un sueño común, que la gente pudiera jugar a fútbol en su casa.

Las reglas

Son bastante simples. Como en el caso del tenis y el ping pong, el objetivo del juego es enviar la bola al campo contrario por encima de la red. El balón rebotará y entonces tendrá que ser re-lanzado por el retador con cualquier parte del cuerpo, desde la cabeza hasta las piernas.



Los jugadores cuando reciben el balón no pueden excederse de tres toques, tampoco pueden tocar la pelota dos veces seguidas con la misma parte del cuerpo y no pueden tocar a su oponente ni la mesa con el cuerpo.
También se puede jugar entre cuatro, en parejas de dos. En este caso se aplicarán 
las mismas reglas. Los toques son tres por cada equipo, no se puede tocar la mesa con el cuerpo y hay que tirar al campo contrario.

Además, la pelota debe golpear las esquinas y los bordes de la tabla, llamada Teqboard.
La Teqboard es muy similar a una mesa de ping-pong, pero se ha diseñado teniendo en cuenta las reglas de las matemáticas y la física, por lo que es más fácil llegar a la pelota y controlarla. La “red”  del centro de la mesa está hecha de plexiglás y se asegura de que el balón salte correctamente. No hay sitio para la suerte.
“El número de toques en Teqball es increíblemente alto”, dice Viktor. “Se puede llegar a 300 en menos de media hora.”
Gracias a un dispositivo tecnológico especialmente diseñado, el Teqbox permite realizar un seguimiento de forma automática de los movimientos de la pelota y los jugadores durante el juego. Esto facilita mucho el cumplimiento de las reglas y poder evaluar los resultados y los puntos fuertes y débiles de cada uno y de los adversarios.  Este dispositivo trabaja como una especie de árbitro o entrenador personal.
Y si el fútbol no es nuestro deporte favorito, puedes optar por utilizar la tabla para otros juegos. Hay al menos dos variantes: la Teqtennis, en el que se juega usando raquetas y una pelota pequeña y el Teqdodge, que se juega igual al Dodge Ball.

El objetivo principal de Teqball, según los inventores, sin embargo, es mejorar las habilidades y agilizar la mente para tomar rápidamente una decisión, además de practicar una actividad física desde casa.
Gabor y Viktor tienen la esperanza que su proyecto, más pronto o más tarde, se convierta en un deporte olímpico.

Actualmente un equipo de Teqball cuesta unos 225 euros.

No hay comentarios: