Embarazo y té de valeriana

La valeriana es un remedio natural que se ha demostrado que sirve para combatir el insomnio y los estados de ansiedad pero, ¿es bueno tomarlo durante el embarazo?.

La valeriana es una planta con muchas virtudes terapéuticas, sobretodo para combatir los trastornos del sueño y la sensación de ansiedad y estrés. 

Estas condiciones son muy comunes en el embarazo, especialmente en la etapa final de la gestación, en los que la futura madre suele dormir menos debido a la protuberancia que se vuelve cada vez más complicada y hace que sea difícil encontrar una posición cómoda en la cama.

Y cuando el pensamiento del inminente nacimiento induce al cuerpo a permanecer en un estado de alerta constante.

La ansiedad que acostumbra a aparecer en las mujeres embarazadas a veces llega a ser demasiado alta y se siente la necesidad de recurrir la medicación para intentar controlarla. La valeriana que se encuentra en las farmacias en forma de tintura o de cápsulas es la que más se utiliza, sin duda, por su suave efecto hipnótico y espasmolítico y porque induce una relajación a nivel del sistema nervioso y el tracto digestivo, y por lo tanto produce un gran efecto calmante.

En general, la dosis demostrada que para lograr beneficiarse de las propiedades ansiolíticas de la planta y facilitar el sueño durante la noche es de 200-500 mg por día. Y para que tenga efecto se debe tomar durante por lo menos 20 días.

En cuanto a la ingesta en el embarazo, sin embargo, las opiniones son muy variadas. Si se toma en las dosis y en el momento adecuado, prácticamente no existen los efectos secundarios de la planta, sin embargo no existe suficiente información al respecto ni estudios que confirmen su seguridad durante el embarazo ni para la madre ni para el feto, por eso, su ingesta durante los  nueve meses que dura el embarazo por lo general no está recomendada.

Muchos ginecólogos, sin embargo, la prescriben en sus tratamientos. Así que nuestro consejo es que si estás embaraza no tomes valeriana a no ser que te lo así lo indique tu ginecólogo y siempre que estés bajo supervisión médica y teniendo cuidado con los posibles efectos adversos sobre el organismo.

Una forma segura de beneficiarte de las propiedades calmantes de la valeriana, especialmente cuando sufres de insomnio, es tomarla como té, sola o en combinación con otras hierbas con efectos relajantes como la manzanilla, el limón o la melisa. 

No hay comentarios: