Todo lo que tienes que saber de la tendinitis


Una tendinitis es una inflamación de un tendón que puede ser ocasionada por diferentes motivos. El tendón es una parte del músculo estriado. Está compuesto por fibras de colágeno de tipo I, muy estrechamente agrupadas entre sí, además de una escasa cantidad de fibras elásticas y mucopolisacáridos que se encargan de mantenerlo unido al hueso; además contiene trigo metamorfosico de tejido conectivo; su consistencia es fuerte y contráctil.

Está ubicado a nivel de los músculos y tiene la función de hacer de nexo entre el músculo y el hueso, aunque también pueden unir los músculos a estructuras blandas, como el globo ocular. Su función es la de insertar el músculo en el hueso y trasmitirles, la fuerza de la contracción muscular para producir un movimiento.
Los tendones más fuertes son el de Aquiles (parte posterior del talón) y el tendón bicipital (situado en la porción larga del bíceps a nivel del codo).
Para protegerlos es importante observar lo siguiente:
  • Evitar movimientos repetitivos y el uso excesivo de una extremidad.
  • Realizar ejercicios de calentamiento lentos antes de una actividad agotadora.
  • Mantener todos los músculos fuertes y flexibles.

Causas y Factores a tener en cuenta.

  • Traumatismos.
  • Microtraumatismos repetitivos con suficiente intensidad como para provocar lesiones sin rupturas.
  • Movimientos repetitivos en una postura inadecuada.
  • Sobreesfuerzos físicos.
  • Presión del calzado en los casos de una tendinitis aquílea.
  • Disminución en la vascularización de los tendones en personas mayores.
  • Esguinces.
  • Ejercicios inhabituales.

Síntomas más frecuentes.

  • Dolor y sensibilidad a lo largo del tendón afectado.
  • Dolor que se intensifica durante la noche.
  • Pérdida parcial de movilidad.
  • Pérdida de fuerza.
  • Dolor que empeora con el movimiento del miembro o zona afectada.
  • Hormigueo o sensación de ardor que se extiende por la pierna.

No hay comentarios: