Insulinoma y pancreatoctomía

www.netterimages.com


El insulinoma es un tumor que afecta a las células beta de los islotes de Langerhans en el páncreas, las células que participan en la síntesis de la insulina. Este tipo de cáncer se caracteriza por la secreción excesiva de insulina, lo que produce un bajo nivel de azúcar en sangre. 


Este tipo de cáncer afecta más a los hombres de edades comprendidas entre 30 y 60 años . El diagnóstico de insulinoma normalmente se da tarde porque tiene una sintomatología muy variada.

Algunos síntomas de esta enfermedad son debilidad, temblor, ansiedad , náuseas y vómitos. También puede haber dolor de cabeza , aumento de la frecuencia del pulso, somnolencia, convulsiones que pueden llevar a la pérdida del conocimiento, debilidad , trastornos de la vista y aumento de peso .

En este tipo de tumor los síntomas suelen empeorar después de hacer ejercicio, después de beber alcohol o bien cuando se siguen dietas bajas en calorías. 

Para poder detectar este tumor una de las pruebas que se hace es un ayuno prolongado de unas 72 horas, seguido de pruebas más específicas para poder realizar la identificación de la masa tumoral , como por ejemplo hacer una ecografía vía endoscópica. 

El tratamiento de este cáncer se basa principalmente en la extirpación quirúrgica de la parte afectada del páncreas. El pronóstico de este tumor siempre que se coja a tiempo en la mayoría de los casos es positivo. En el caso de que el paciente tenga múltiples tumores se procede a la realización de una pancreatectomía parcial.


La pancreatectomía es la extirpación quirúrgica parcial o total del páncreas.
En la eliminación de todo el páncreas (pancreatectomía total) se extirpan todo el páncreas, parte del intestino delgado, parte del estómago, el conducto biliar, la vesícula biliar, el bazo, y casi todos los ganglios linfáticos del área. Los órganos que no son el páncreas se pueden preservar cuando el procedimiento se efectúa por una enfermedad no cancerosa (benigna).

El cirujano extirpará sólo una parte del páncreas (pancreatectomía subtotal o parcial) siempre que sea permisible desde el punto de vista médico. Este método permite que el páncreas restante secrete importantes enzimas digestivas hacia el intestino, y hormonas críticas (insulina, glucagón) hacia el torrente sanguíneo.

Las enfermedades que obstruyen el conducto pancreático pueden exigir pancreatectomía parcial. Esto comprende extirpación del extremo estrecho del páncreas que yace cerca del bazo (cola del páncreas), y enlazar quirúrgicamente el conducto hacia el intestino delgado (pancreatectomía distal). La pancreatectomía parcial también se efectúa para enfermedades localizadas en el extremo ancho del páncreas situado en un asa del intestino delgado (cabeza del páncreas). Este procedimiento tal vez exija extirpación de la cabeza del páncreas, parte del intestino delgado, y algunos de los tejidos circunvecinos (procedimiento de Whipple).
Razón para efectuar el procedimiento

La pancreatectomía se efectúa para extirpar el páncreas o parte del mismo, y órganos enfermos circunvecinos. Las razones más frecuentes para el procedimiento comprenden cáncer pancreático localizado, inflamación aguda o crónica del páncreas (pancreatitis) que no muestra respuesta al tratamiento médico, cáncer de la pequeña dilatación formada por la unión del colédoco y el conducto pancreático (ampolla de Vater), traumatismo pancreático, quistes pancreáticos, y cáncer del estómago o el intestino grueso que ha emitido metástasis hacia la cola del páncreas. Una pancreatectomía también puede efectuarse para tratar tumores que secretan hormonas (insulinomas).

La pancreatectomía es la única opción de tratamiento para el cáncer pancreático.
Cómo se efectúa el procedimiento

La pancreatectomía es un procedimiento quirúrgico mayor que exige una estancia en el hospital.

El procedimiento se efectúa con anestesia general. Comprende hacer una incisión en la parte alta de la pared del abdomen para exponer el páncreas y otros órganos del abdomen, según se requiera. El procedimiento exige que el páncreas o parte del mismo se extirpe (reseque) quirúrgicamente. Además de todo el páncreas, la pancreatectomía total también puede comprender extirpación de parte del intestino delgado y del estómago, el conducto biliar, la vesícula biliar, el bazo, y casi todos los ganglios linfáticos en el área. Los vasos sanguíneos (arterias, venas) y otros conductos (conductos linfáticos, pancreáticos y biliares) se ligan conforme el páncreas y otros órganos se extirpan. Se vuelven a conectar los extremos del intestino, aunque el procedimiento quizá altere la anatomía. Se cierra la piel con puntos de sutura o grapas.

El individuo permanece en el hospital 16 días en promedio.
Pronóstico

El resultado predicho en individuos tratados por cáncer pancreático con pancreatectomía parcial o total es muy malo; la supervivencia a cinco años es de menos de 5% después del diagnóstico y tratamiento (Erickson). Los individuos con inflamación aguda o crónica del páncreas (pancreatitis) que se tratan con pancreatectomía parcial o total tienen una mortalidad operatoria de 4 y 10%, respectivamente. Hasta 75% de los individuos con pancreatitis que reciben este tratamiento experimenta inicialmente alivio del dolor (Helwick). Otras enfermedades tratadas con pancreatectomía parcial (esto es, traumatismo o quistes pancreáticos, e insulinoma) generan una mortalidad posoperatoria que varía de 5 a 22%.

El riesgo que plantea la pancreatectomía varía con la extensión de la intervención quirúrgica y la experiencia del cirujano. En general, la mortalidad por complicaciones quirúrgicas es de 2 a 15%. Los índices de riesgo más bajos (2 a 5%) se encuentran en centros de diagnóstico y tratamiento de cáncer bajo la guía de cirujanos experimentados ("Detailed Guide").
Complicaciones

Es posible que haya complicaciones después de pancreatectomía en hasta 41% de los pacientes; el sangrado (hemorragia) posoperatorio solo puede dar por resultado mortalidad que se aproxima a 50% (Helwick). Otros factores que generan complicaciones son insuficiencia de órgano (choque hipovolémico), insuficiencia de los riñones y el hígado (hepatorrenal), infección posoperatoria de la herida, infección de la cavidad abdominal (sepsis), incapacidad para digerir bien los alimentos, e incapacidad para controlar las concentraciones de azúcar en la sangre (diabetes). Dado que el páncreas secreta enzimas digestivas, el escape después de intervención quirúrgica puede dar por resultado digestión del tejido circunvecino. El vaciamiento gástrico tardío es una complicación frecuente después de una pancreatectomía total en la cual se extirpa la primera parte del intestino delgado, así como el páncreas. El cirujano que anticipa este problema quizá inserte un tubo de alimentación externo para mantener la nutrición del paciente.

No hay comentarios: