Curarse con sonidos y vibraciones

Curación mediante cuencos

Todo el mundo tiene su propia vibración , que es la huella de su salud y bienestar.

La podemos ver como el resultado natural de los procesos físicos , mentales , emocionales y del subconsciente a la vez.

Así como sucede con los instrumentos musicales que con el tiempo y el uso se deterioran, a nuestro cuerpo le ocurre lo mismo y puede perder la armonía vibracional, con el riesgo consecuente de desarrollar enfermedades.

El estrés y la negatividad bloquean nuestro flujo de energía que nos hace estar sanos. Estos bloqueos al principio se revelan solo en el campo de la energía del cuerpo alterando las frecuencias energéticas de nuestro organismo y luego estas alteraciones provocan enfermedades físicas.

Podemos utilizar estos sonidos y vibraciones para volver a sintonizar nuestra salud. ¿Cómo se puede hacer? Hasta el día de hoy una de las maneras más eficaces de hacer esto es el uso de cuencos.

Los cuencos emiten vibraciones sonoras suaves que ayudan a que llegues a una relajación profunda. El cuerpo lo nota incluso a nivel celular y el flujo de energía comienza a fluir para devolver la alineación entre salud y energía vibracional corporal.

Las emociones como el miedo, la ira o el resentimiento hacen disminuir la frecuencia de nuestras vibraciones y con los cuencos conseguimos aumentar la energía de esta frecuencia afectada. Es por eso también que en el caso que disminuye la frecuencia se canta "Om" para ayudar a elevar esta frecuencia.

El sonido de los cuencos ayuda a calmar y se utiliza junto con la meditación para producir sensación de serenidad. 

La física cuántica ha demostrado que todo tiene una vibración, ya sea una mesa, una silla , una persona , un planeta o el cosmos. Y donde hay sonidos hay vibraciones.

Aquí radica el poder de la curación mediante sonidos y vibraciones.  

La energía negativa muchas veces da lugar a enfermedades físicas o depresión mental.

Cada cuenco utilizado emite una vibración calmante que disipa la energía negativa , lo cual nos ayuda a alcanzar un estado óptimo de bienestar físico, mental y espiritual.

Cuando la energía negativa se dispersa mediante la vibración de los cuencos estamos en total armonía con la inmensa energía creadora de los planetas.

Se ha demostrado que el sonido y la vibración hace reducir el estrés , mejora la concentración, baja la presión arterial, estimula el flujo de la energía vital del cuerpo, fortalece el sistema inmunológico , reequilibra los chakras, agudiza la intuición y la percepción , sincroniza los hemisferios del cerebro , elimina la negatividad mental y emocional y aumenta la creatividad .

Hay que tener en cuenta que el estrés es la causa de muchas enfermedades del siglo XXI , pero tenemos la opción de restablecer el equilibrio , la salud y la felicidad mediante la relajación del cuerpo. Efecto que se produce por la fuerza invisible de los cuencos con sus vibraciones en combinación con la meditación.

2 comentarios:

Tres Arándanos dijo...

Yo he probado la gong-terapia y no sé decir si funciona o no, pero es muy agradable. saludos!

Natura Sabia dijo...

jejej. Sí. Esta sensación "agradable" es la sensación de paz que nos transmiten los sonidos y vibraciones usados para volver a equilibrar nuestra frecuencia energética. A veces suena extraño para las personas pero no lo es tan si te paras a pensar que el universo está hecho a base de energía. Todo tiene energía, vibraciones. Estas técnicas sólo tratan de buscar la forma de volver a su frecuencia aquello que se ha alterado. Y aunque no sirve para curar todo tipo de enfermedades sí que sirve de ayuda en enfermedades donde la energía es fundamental y donde siempre se altera cuando se padece la enfermedad. sería el caso de las depresiones, las bajadas de ánimo, el estrés, etc. Para este tipo de enfermedades son técnicas que realmente es bueno emplear. Un abrazo!